Convocatoria agosto 2020: Problemas y temas emergentes en el estudio del trabajo en América Latina

En las últimas décadas han cobrado gran importancia a nivel global la flexibilización y precarización laboral. Estas tendencias comienzan a moldear un complejo y nuevo panorama para las pretensiones de estabilidad y bienestar social que han sido generadas por las sociedades capitalistas en todo el mundo. Esta transformación en el trabajo supone un importante problema para la salud de las sociedades contemporáneas, ya que genera serias contradicciones y desigualdades sociales que hacen cada vez más violenta su reproducción.configuración social desde la centralidad que cobra la relación del trabajo con la vida misma. Este objetivo de parte de los estudios del trabajo se vuelve una compleja encrucijada en el comienzo del siglo XXI, ya que la introducción de importantes transformaciones en el mundo de trabajo ha generado una importante discusión sobre el presente y el futuro de la seguridad y el bienestar social así como de la erosión de los sistemas de protección social, la creciente incorporación de la fuerza de trabajo femenina al mercado laboral, la introducción de nuevos cambios tecnológicos y la incorporación de la robotización de procesos de trabajo.

A nivel global se expresan distintas lecturas con respecto al “futuro del empleo”, las cuales atraviesan tan complejos temas como las “políticas de empleabilidad”, el dilema de la integración/desintegración social, la movilidad laboral y la migración, las desigualdades y roles de género en el trabajo (remunerado y no-remunerado), etc., dibujando los contornos de una “nueva cuestión social” ligada al trabajo en la actual dinámica de interrelación mundial. A la par se identifica un debate respecto al concepto mismo de trabajo así como al rol del estado,los modelos de estados de bienestar y desarrollo, las llamadas economías alternativas, la crisis de las democracias y la dependencia de la inversión privada como ejes de un conflicto en el campo de “lo político” y “lo social”.

Es “el trabajo” (o el concepto mismo de trabajo) el que se encuentra abriendo debates respecto a la sociedad, sus condiciones de existencia y sus posibilidades de reproducción. No estamos frente al “fin del trabajo” (Rifkin 1996), sino frente a un nuevo escenario de definición acerca del sentido y la función del del trabajo, abriéndose nuevamente  la posibilidad de generar debates sociológicos y sociales guiados por el conocimiento de su campo de estudio. La plausibilidad de encontrar un eco en los demás estudios de las ciencias sociales está sujeto a una comprensión holística, dialógica y epistemológica de los cambios en el capitalismo.

Un buen ejemplo de estos dilemas se visualizan en los llamados “estudios sindicales”. Como ya lo ha reconocido la literatura internacional, los cambios introducidos por la precarización han implicado un profundo impacto en las posiciones y repertorios tradicionales del sindicalismo, lo cual ha invitado a diversificar los marcos teóricos y metodológicos para la comprensión de este problema. Ya es común el diagnóstico acerca de que estos cambios son procesos históricos cíclicos, los cuales se caracterizarían por una visión dicotómica de la realidad sindical sustentada entre la crisis y la revitalización (sindical).

Esta visión no ha logrado escapar a la temporalidad fotográfica del presente y analizar en términos históricos los cambios organizacionales, simbólicos y políticos. Un análisis de este tipo requiere integrar epistemológicamente estas tendencias en el marco de los procesos sociales contemporáneos de subjetivación, reproducción, luchas y precarización de las sociedades capitalistas.

Coordiandores:

Dra. Ana Cárdenas Tomazic. Universidad Diego Portales.

Dr. Gonzalo Díaz Crovetto. gdiazcrovetto@uct.cl  Universidad Católica de Temuco.

Dr. Dasten Julián Vejar. djulian@uct.cl Universidad Católica de Temuco.

Plazo de recepción de artículos:1 de agosto de 2020